dissabte, 23 de juliol de 2011

23 de julio del 2011


Que les den a todas y cada una de sus palabras, que sabes que no son verdad. Que sí, soy jovent, però he vivido lo suficiente para saber que los prejuicios aquí no son pocos, que la gente ahora no es original ni diferente, sino rara, y he notado que el ser convenido ha aumentado últimamente.
Fúmate sus juramentos,que no son tan ciertos como aseguran, y que todas sus promeses no valen nada. No te fies de todo lo que oigas, cree solo en aquello que salga de las bocas que sabes que te quieren bien, porque no seran pocos los que se te acerquen con una falsa sonrisa y no muy buenas intenciones.
Bébete todas sus mirades por encima del hombro, todos los repasos que te den de arriba a abajo, todas las malas primeres impresiones qque hacen que esas cares de paleto te juzguen sin mirarse a ellos mismo. Que ningún gilipollas tiene que venir a decirte qué hacer o cómo ser, porque ni siquiera ellos son perfectos, que bastante sabes tú en que te equivocas o en que eres un puto desastre para que vengen ellos a recordartelo, ¿tan poca vida tienen que solo saben vivir de los males de los demàs?. Nadie es perfecto y, de todos modos, quien lo piense es demasiado imperfecto, inútil y patético.








Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada